Pequeño Gorrión

22:28

Me asfixia la cotidianidad, llegamos al punto de que respiramos por inercia absurda, inercia incoherente que dirige nuestra vida como un ser autoritario apoderándose de la magia, de las ilusiones, de los sueños que nos hacían flotar de jóvenes, ahora no tenemos corazón, no tenemos esperanzas, vivimos ahogados en un charco oscuro como el petróleo, no disfrutamos el arte, la poesía, la lirica que corre por nuestras venas buscando valentía, buscando una salida, buscando una voz que la impulse a la libertad, pero nos preocupa más “el qué dirán”, abre tus alas pequeño gorrión cántale a la vida, cántale a la tristeza, no pienses en el mañana, no pienses en el futuro, la vida se acaba hoy…

0 comentarios