Ana

19:53

Ana… Ana estaba sentada en el sillón de siempre, mirando la ventana como si tratase de detener el tiempo, las nubes se movían como si danzaran, Ana soñaba dormir en ellas.


-¡Ay, Ana! si las cosas hubiesen sido diferentes, sí tan solo no te hubieses quedado suspendida en tu orgullo, si no hubieses centrado tu vida en tus malditas expectativas inalcanzables, es como si hubieses puesto una meta tan imposible para asegurarte de nunca alcanzar la felicidad ¿Tanto miedo tienes de obtener lo que siempre soñaste?


-¡Ay, mi querida Ana! Paso mis días preguntado por ti, al café de las mañanas, al pajarito que hizo su nido en mi ventana, incluso he pensado anotar en un papel una simple pregunta "¿Ya lloras Ana?" Y amarrárselo a su pata para que te lo lleve volando. También recuerdo tu lucha contigo misma, recuerdo que me decías "yo no lloro porque cuando lo hago me siento estúpida" ¡Ay, mi inocente Ana! Quiero decirte ahora que llorar no es estúpido, llorar es sentir como el alma se desborda por nuestros ojos, lo maravilloso que es sentir… sentir hasta con las pestañas mí querida Ana.


-¡Ay, mi insaciable Ana!, ¿Qué estás haciendo en este momento?, ¿Escribiendo sobre mi?, ¿Escribiendo sobre ti misma mi querida Ana?, cambiando tu nombre por otro, desfragmentando tu alma para referirte a ti misma en 3era persona ¿Crees que engañas a alguien mi querida Ana?, pero más que nada ¿Crees que logras engañarte a ti misma?


-¡Ay mi incrédula Ana!  Tan tonta, tan ingenua, no has cambiado nada, sigues siendo la misma insegura de 10 años atrás, escondiéndote detrás de una brillante sonrisa, como para encandilar a 10 fantasmas al mismo tiempo, ¿sigues haciendo los mismos escándalos para no escuchar el eco del vacío?, ¡Ay mi sensible Ana! Tan frágil, tan quebradiza y yo con manos tan torpes y bruscas, ¡pero tranquila mi querida Ana! mi meta no es romperte, al menos no por completo, porque si no te tengo ¿A quién le escribiría?

0 comentarios