Ni pies, ni cabeza

19:28

De migajas no puedo subsistir, el aire es tan denso que se me hace difícil respirar, el mundo pierde su color, el mar se empieza a endulzar, las estrellas dejan de brillar y el cielo comienza agonizar, todo lo que hasta ahora conocía se empieza a disipar, mis recuerdos, mis tragedias, huyen como los patos cuando se acerca el invierno, huyen como mis sueños al despertar, ¿Entonces que me queda? Me encuentro sola en la nada y estoy cansada de nadar, el mar dulce se torna tranquilo, me detengo para ver el cielo agonizando sin su color, sin sus estrellas ni su sol, hasta la confiable luna lo quiso abandonar, el cielo llora pero no con la lluvia, llora porque nadie lo quiere ver, llora porque su magia se fue.

0 comentarios