Odio

22:18

Te acuerdas el día que estábamos sentados a orilla del adiós, en silencio, como si el tiempo no transcurriera, me volteé para mirarte y te dije "El odio es el sentimiento más real de todos" al terminar la frase me miraste como si estuviese loca y respondiste "Odiar es malo" junto a tu respuesta solté una carcajada estruendorosa, como si se tratara de una especie de burla o chiste y exclame: ¡No seas hipócrita! El odio es el primer sentimiento real que experimentamos, nacemos llenos de odio por el doctor que nos saca de la comodidad del vientre materno; lloramos con odio por esa persona que nos lastimó; reímos con odio al ver a nuestro enemigo abatido; besamos con odio a esa persona que queremos pero nos lástima, (como te he besado a ti cientos de veces, con esa furia incontenible, como si te quisiera arrancar el alma por la boca); queremos con odio porque aunque lo negamos el amor que recibimos nunca es suficiente (el amor que me das no es suficiente y te quiero con odio por no querer saciar mi sed); observamos con odio nuestro pasado, las veces que hemos caído y no hemos sabido levantarnos y cuando lo hacemos, es por odio, por orgullo, por no querer aceptar que nos equivocamos; respiramos con odio, ese aire que nos asfixia, ese aire de odio que nos envenena y llena nuestra pulmones de concreto, por eso quiero decirte que ¡TE ODIO! Porque el odio que siento al verte es lo más real que tengo, porque te quiero pero la mayor parte del tiempo lo hago con odio. Al terminar mi razonamiento, me miraste con un brillo extraño en tus ojos, con algo que detesto admitir, pero creo que era lastima, ¡Me miraste con lástima! Como se mira a un perro callejero, como se mira aquel paciente enfermo en su lecho de muerte, mi odio se incrementó y lo volví a gritar “¡TE ODIO! ¿NO ME ESTÁS ESCUCHANDO? ¡TE ODIO!” al ver mi desespero sonreíste y contestaste “Lo sé cariño, gracias por quererme con lo más real que tienes… tu odio”. 

0 comentarios