Dependencia Emocional

23:01

¿Saben que es difícil? Crear una dependencia emocional hacía ciertas personas, la necesidad de saber ¿Como está?, de contarle tu día, lo que sientes, lo que piensas o sólo verle sonreír y sentir que todo está bien, que estarán juntos por siempre. Pero ¿Qué pasa cuando esa persona se va? cuando te deja revolcándote  en un mar de infinitos recuerdos que no dejan de caer como la lluvia, como si vivieras en un eterno invierno para luego darle vida a ese cruel ser al que denominaremos Destino, el cual comienza su agonizante trabajo recordándote día tras día, hora tras hora, que lo extrañas, que no está contigo, que posiblemente mientras tú lo recuerdas, él está viviendo su vida como si tú nunca hubieses existido, que posiblemente te eliminó de sus recuerdos como las olas borran las huellas en la arena y quizás eso sea lo que te atormenta más, saber y verificar cada día de tu vida que tú sencillamente no le importas o quizás esa sea la impresión que él quiere darte. Pero ¿Por qué señor destino?, ¿Por qué es tan cruel conmigo? yo sé que su trabajo es recordarme que lo extraño, que nadie como él ha sabido escucharme, que nadie como él ha sabido entenderme, porque cree una absurda dependencia a él y a las risas que me sacaba, a él y a la mágica que creaba, a su pasión por el arte y la música, a su visión abstracta de la vida y quizás a lo diferente que es de mi. Entonces señor destino, ¿Qué hago ahora? si le pido que se vaya me quedaré sin sus recuerdos y su magia que todavía me hacen sonreír y si le pido que se quede me hará imposible llenar los estándares que él ha dejado. 

0 comentarios