Jugada.

19:17

Me propone un juego moviendo la primera ficha
colándose en mis sueños,
empezando a conocerme.

Me dice que en este juego nadie gana o pierde,
pero no es lo mismo ser jugador a ser juguete.

Hace sus jugadas discretas,
me dice que cierre los ojos, que confíe.
Predice cada uno de mis movimientos,
arma un contra ataque contra ellos.
¡Estoy en desventaja!

Mi única defensa es envolverlo en palabras,
susurrarle historias en la cuenca de su oído,
tatuarle mis letras en el iris de sus ojos,
crear mi fuerte en sus recuerdos
y así no escapará de mi.

Me escuchará en todo,
me verá en todo,
dejará de ser cazador y se convertirá en mi presa.

0 comentarios