Cobarde.

22:00

A veces prefiero dejarme de pendejadas y ser cobarde, así, no más, cobarde. Huir de todas mis luchas, de todas mis batallas, poner mis rodillas en el suelo y llorar cada mililitro de agua salada que llena mi cuerpo.

Y me da por releerme, y me topo con tu ausencia, y me da por escucharme, y me topo con tus letras, y me da por sentarme y extrañarte, como si el huracán de tu vida hubiese pasado por mi tierra ayer.

Y no quiero hacerte feliz y ya no quiero que tu sonrisa lleve mi nombre. Quiero que vuelvas a mi para cuidarte la tristeza, que te reencuentres en mis brazos y te vayas de nuevo dejándome llena de ausencias que pregunten por ti, que te extrañan volando por la casa, que me escriban versos que saben a ti.

Porque nunca eres más tú cuando estás triste, porque nunca soy más yo cuando te extraño, porque si me miro cuando soy valiente y te olvido me desconozco y es que nunca eres más mío cuando te siento encima llorando y es que nunca soy más tuya cuando te escribo como si el tiempo no hubiese pasado.

Y cuando te de por volver, vuelve para marcharte, no intentes quedarte, que me gustas más dándome la espalda, que te prefiero cobarde huyendo y me prefiero valiente y paciente esperando tu regreso.

0 comentarios