Enigma

3/08/2015 04:53:00 p. m.

Me dijo que la esperara en la carrera 22, a la altura del gran árbol de la capilla de los ahorcados. Llegué temprano, como siempre, aunque sabía que ella llegaría tarde, como siempre, me detuve  en la esquina de enfrente a observar ese gran árbol impotente y hasta fantasmal por las ramas que cuelgan de él, de pronto recordé que de pequeño mi abuelo me había contado que allí habían ahorcado a 2 personas acusándolos de traición al régimen de Juan Vicente Gómez, por eso allí había una capilla y todos le decían “La capilla de los ahorcados”, sabiendo la situación que tenía con Mariana, se me hizo un poco irónico que haya sugerido ese lugar, para la entrega, ¿o ella lo había planeado todo?, le encantaba hacer de todo una tragedia griega y por alguna razón ella siempre terminaba siendo la víctima y yo el victimario.

El árbol resultaba un enigma para mí, es colosal, sus ramas podrían rozar el cielo si quisieran, pero empezaban grandes y terminaban finas, con sus hojas cayendo desparramadas como lluvia, quizás tomaron esa forma en honor a los hombres guindados en su imponente cuerpo, aunque es probable que solo lo esté viendo de una forma poética como hace Mariana con todo, ella seguro pensaría eso, si esto acaba bien se lo comentaré, puede que ella saque un análisis más profundo al respecto y quizás los 2 terminemos como un par de pendejos hablando de las ramas tristes de este gran árbol.

Son las 4:15, lleva quince minutos de retraso, no tarda en enviarme un texto para decirme que algo sorprendentemente épico e improbable le pasó y por eso llegará un poco tarde, pero en realidad solo se distrajo haciendo alguna tontería, seguro en este momento se está cepillando los dientes con su crema dental, para luego maquillarse y salir, la conozco demasiado… Este árbol con sus estúpidas ramas tristes comienza a deprimirme.

Si Mariana llega con la caja en sus manos, este será el fin, ese es el trato, la tomaré y no habrá más escándalos, esta vez no fallaremos en la operación, como la vez pasada, no habrá más drama ni tragedias griegas, solo haremos la transacción y ya, no quiero más heridos. Pero si llega con las manos vacías ¿qué haremos?, se complicarían aún más las cosas. Si estuviéramos en la época Gomecista seguro nos habrían ahorcado en este gran árbol acusados de traición, sí, de traición al régimen pero sobre todo a nosotros mismos y allí hubiesen quedado extintas nuestras vidas guindados de un lazo amarrado al cuello.
4:35, no soporto esta larga espera, que me de la caja y ya, no quiero más problemas, creo que he pasado más tiempo esperando a Mariana que en su compañía, ¿y si llega con las manos vacías? Bueno, quizás podríamos salvarnos de la horca después todo hasta Gómez tenía corazón ¿no?, quizás no hayan tantos heridos, es cuestión de ser consecuente, Sí ¡ojalá no la traiga!

Mariana se detuvo en frente del árbol, Daniel camino hasta el auto y si decir palabra alguna bajó la ventanilla del conductor y le entregó una pequeña caja marrón, bastante golpeada, le dio un beso en la mejilla y arrancó. Mariana pudo ver por el retrovisor el cuerpo de Daniel guindando ahorcado de aquel árbol que no tenía ramas tristes, solo es un viejo samán.

Día 7: Escribe una historia con los siguientes elementos: árbol, caja, abuelo y crema dental. Máx. una cuartilla

0 comentarios